Rutina

RUTINA

couple-love-laptop-typing-4009009

Porque no siempre es buena, o mala…

C

uando llevamos un tiempo con nuestra pareja comenzamos a darnos cuenta de que hay sucesos y patrones que se repiten, y de vez en cuando, que se repiten más; demasiado. Y es que la rutina nos afecta mucho, porque aunque no existe ningún problema con mi pareja, no estoy bien. Pensamos en hablar con nuestra pareja, pero.. ¿qué le vamos a decir? ¿Qué me aburro? ¿Qué quiero hacer algo? Si tengo, en lineas generales, la vida que quería.. Por eso muchas veces nos callamos y dejamos que las cosas continúen sin hacer nada, haciéndonos sentir peor.

La inclusión de un profesional en este momento podría serviros para entender el proceso por el que estáis pasando y crear un espacio en donde se puedan hablar de todas las cosas y os ayude a buscar nuevas fuentes de disfrute y reencuentros con vuestra pareja.

Pensé que a nosotros no nos pasaría

C

uando comenzasteis juntos había mil cosas que hacer, mil nuevos planes que compartir, mil cosas nuevas que contarnos, mil sitios nuevos a los que ir, mil nuevas experiencias que vivir, etc. Pero parece que después de unos años todo eso ya lo hemos hecho y no se nos ocurre nada nuevo que hacer.

Esa sensación de haber agotado nuestras “primeras veces” nos angustia demasiado porque parece que tenemos que estar a la caza constante de nuevos momentos de felicidad; no nos damos cuenta de que volver a disfrutar y reconectar con esa rutina que tanto nos agobia es en parte la que podría hacernos salir de esa sensación y aprender a encontrar el placer otra vez.

Puede comenzar el distanciamiento

E

l problema de la rutina es que no genera grandes momentos de tensión en la pareja, ni grandes discusiones, pero si comienza a instalarse es difícil de sacar: mirar cada uno sus redes sociales en su móvil, no compartir las mismas series, no compartir el espacio físico para “no molestarle con el ruido”, búsqueda de cosas excitantes fuera, etc. Aunque todo esto no está mal, en caso de que se mantenga en el tiempo no ayudará a encontrar puntos de unión con nuestra pareja y es posible que el distanciamiento se acreciente.
Cuando uno está en este punto suele sentir una sensación agridulce: no quiero renunciar a las cosas que me gustan, pero me doy cuenta de que seguir así va a hacer que no tenga nada que compartir con mi pareja. No debe preocuparos, con un poco de trabajo por vuestra parte encontrareis muchos puntos de unión.

Claves para superarlo

V

alorar

Cuando empezamos a ver rutina, parece que vemos rutina en todas partes y nos agobia, pero es que muchas veces no nos damos cuenta de que la construcción y el disfrute de esa misma rutina que ahora odiamos será lo que nos haga estar bien con nuestra pareja y lograr conectar de nuevo con ella. Es positivo aprender a valorar las pequeñas cosas que le pasan a pareja en el día a día; la cena juntos, una cerveza, el contarnos el día, etc.

R

ecobrar

Muchas veces pensamos que los hechos nuevos y excitantes con la pareja deberían poder salir solos, “las cosas deben salir naturalmente, ¿no?”. Aunque esta afirmación es cierta, debemos comprender que recuperar algo que hemos perdido hace tiempo; esa complicidad con mi pareja, llevará tiempo y esfuerzo para que luego termine saliendo naturalmente.

P

revención

Aunque la pareja cree que cae en la rutina sin darse cuenta, la verdad es que nos han saltado mil pequeñas alarmas a las que no les hemos prestado atención: no esperar para cenar, no escribir a mi pareja y hacerlo a un amigo, ausencia de pequeños detalles, etc. Todas estas pequeñas alarmas son a las que deberemos prestar atención en un futuro para no volver a cometer los mismos errores.

He leído cosas en Internet que prometen sacarnos de la rutina.

A

unque Internet muchas veces tiene ideas geniales, tristemente sobre el tema de la rutina suelen ser recurrentes y pasan por lo mismo: búsqueda de nuevas experiencias, volveros más picantes en el dormitorio, viajar mucho, etc. olvidando muchas veces lo esencial; que la rutina que tenéis es buena y necesaria, la habéis creado vosotros y es lo que os dará estabilidad y seguridad en un futuro, el problema es que en este momento os habéis acomodado demasiado a ella.
Puede parecer que en este momento el punto medio entre aburrimiento mortal y diversión extrema es imposible de encontrar, os aseguramos que si antes lo habéis tenido y disfrutado podéis volver a hacerlo, simplemente necesitáis un poco de ayuda.

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas creando pactos o acuerdos, hablando de cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no va a juzgar a la pareja, si no a ayudarla con herramientas y estrategias para superar esta crisis y salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte:

RUTINA

Porque no siempre es buena, o mala…

C

uando llevamos un tiempo con nuestra pareja comenzamos a darnos cuenta de que hay sucesos y patrones que se repiten, y de vez en cuando, que se repiten más; demasiado. Y es que la rutina nos afecta mucho, porque aunque no existe ningún problema con mi pareja, no estoy bien. Pensamos en hablar con nuestra pareja, pero.. ¿qué le vamos a decir? ¿Qué me aburro? ¿Qué quiero hacer algo? Si tengo, en lineas generales, la vida que quería.. Por eso muchas veces nos callamos y dejamos que las cosas continúen sin hacer nada, haciéndonos sentir peor.

La inclusión de un profesional en este momento podría serviros para entender el proceso por el que estáis pasando y crear un espacio en donde se puedan hablar de todas las cosas y os ayude a buscar nuevas fuentes de disfrute y reencuentros con vuestra pareja.

banner-movil-azul-1

Pensé que a nosotros no nos pasaría

C

uando comenzasteis juntos había mil cosas que hacer, mil nuevos planes que compartir, mil cosas nuevas que contarnos, mil sitios nuevos a los que ir, mil nuevas experiencias que vivir, etc. Pero parece que después de unos años todo eso ya lo hemos hecho y no se nos ocurre nada nuevo que hacer.

Esa sensación de haber agotado nuestras “primeras veces” nos angustia demasiado porque parece que tenemos que estar a la caza constante de nuevos momentos de felicidad; no nos damos cuenta de que volver a disfrutar y reconectar con esa rutina que tanto nos agobia es en parte la que podría hacernos salir de esa sensación y aprender a encontrar el placer otra vez.

banner-movil-azul-2

Puede comenzar el distanciamiento

E

l problema de la rutina es que no genera grandes momentos de tensión en la pareja, ni grandes discusiones, pero si comienza a instalarse es difícil de sacar: mirar cada uno sus redes sociales en su móvil, no compartir las mismas series, no compartir el espacio físico para “no molestarle con el ruido”, búsqueda de cosas excitantes fuera, etc. Aunque todo esto no está mal, en caso de que se mantenga en el tiempo no ayudará a encontrar puntos de unión con nuestra pareja y es posible que el distanciamiento se acreciente.
Cuando uno está en este punto suele sentir una sensación agridulce: no quiero renunciar a las cosas que me gustan, pero me doy cuenta de que seguir así va a hacer que no tenga nada que compartir con mi pareja. No debe preocuparos, con un poco de trabajo por vuestra parte encontrareis muchos puntos de unión.

banner-movil-azul-3

Claves para superarlo

V

alorar

Cuando empezamos a ver rutina, parece que vemos rutina en todas partes y nos agobia, pero es que muchas veces no nos damos cuenta de que la construcción y el disfrute de esa misma rutina que ahora odiamos será lo que nos haga estar bien con nuestra pareja y lograr conectar de nuevo con ella. Es positivo aprender a valorar las pequeñas cosas que le pasan a pareja en el día a día; la cena juntos, una cerveza, el contarnos el día, etc.

R

ecobrar

Muchas veces pensamos que los hechos nuevos y excitantes con la pareja deberían poder salir solos, “las cosas deben salir naturalmente, ¿no?”. Aunque esta afirmación es cierta, debemos comprender que recuperar algo que hemos perdido hace tiempo; esa complicidad con mi pareja, llevará tiempo y esfuerzo para que luego termine saliendo naturalmente.

P

revención

Aunque la pareja cree que cae en la rutina sin darse cuenta, la verdad es que nos han saltado mil pequeñas alarmas a las que no les hemos prestado atención: no esperar para cenar, no escribir a mi pareja y hacerlo a un amigo, ausencia de pequeños detalles, etc. Todas estas pequeñas alarmas son a las que deberemos prestar atención en un futuro para no volver a cometer los mismos errores.

banner-movil-azul-4

He leído cosas en Internet que prometen sacarnos de la rutina.

A

unque Internet muchas veces tiene ideas geniales, tristemente sobre el tema de la rutina suelen ser recurrentes y pasan por lo mismo: búsqueda de nuevas experiencias, volveros más picantes en el dormitorio, viajar mucho, etc. olvidando muchas veces lo esencial; que la rutina que tenéis es buena y necesaria, la habéis creado vosotros y es lo que os dará estabilidad y seguridad en un futuro, el problema es que en este momento os habéis acomodado demasiado a ella.
Puede parecer que en este momento el punto medio entre aburrimiento mortal y diversión extrema es imposible de encontrar, os aseguramos que si antes lo habéis tenido y disfrutado podéis volver a hacerlo, simplemente necesitáis un poco de ayuda.

banner-movil-azul-5

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas creando pactos o acuerdos, hablando de cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no va a juzgar a la pareja, si no a ayudarla con herramientas y estrategias para superar esta crisis y salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte: