Estrés

ESTRÉS

No sé qué tengo, pero algo tengo

P

arece que mi vida está llena de tensión y no lo entiendo. Tengo una vida bastante parecida a la de mis amistades, completamente normal, pero parece que siempre estoy a punto de saltar, es cierto que hay cosas que no las llevo del todo bien, pero nada exagerado, y aún así noto que todos los días termino más cansado de lo que sería normal y espero la llegada del fin de semana con ansia, y luego cuando pasa casi ni lo he disfrutado. El trabajo, la familia, las amistades, etc. todo en definitiva; como me pille un día malo se vuelve imposible para mi ¿Por qué vivo estresado si no tengo nada gordo que justifique este estado?

Todas las personas tienen o han tenido alguna vez en su vida algo de estrés, es importante saber identificarlo e intentar eliminarlo de mi vida, pero ¿Qué ocurre cuando el estrés no tiene un origen específico que justifique su presencia? Si ocurre esto es importante que nos demos cuenta de que no es “normal” sentirse así con asiduidad y que deberíamos comprometernos con nosotros mismos para reducir estos niveles de estrés, ya sea por nosotros mismos o con ayuda de un profesional.

¿Por qué estoy así si otras veces he tenido más cosas en mi vida...?

C

asi con toda seguridad el estrés no llegó a tu vida de repente, seguramente recuerdes como hubo algunas cosas que te fueron produciendo poco a poco el estrés. Al principio fueron pequeñas cosas, como la familia; mayor demanda por parte de la pareja o los niños, el trabajo; un nuevo proyecto más complicado, o mayor carga puntual, etc. no les diste importancia porque en verdad no la tiene, pero el problema es que estar un poco saturado de forma continuada puede llevar al punto en el que te hayas.

Si te ha pasado esto, no te preocupes, no es algo grave, pero seguro que lo que no puedes pretender es esperar a que todo pase sin hacer nada. Cuando el estrés se acumula se debe  hacer algo con ello, cierto es que en pequeña cantidad, desaparece por si solo, pero si es mucho o está demasiado continuado, deberías empezar a plantearte como trabajar en ello, bien sea solo o de la mano de un profesional que te pueda dar pautas y orientarte.

Recuerdo que aquello si que me produjo ansiedad

L

o peor que suele tener el estrés es que se acumula, es decir, de manera general lo que ocurre es que hay un foco principal que nos genera estrés, si no lo atajamos, termina produciendo la activación del “modo estrés”; momento en el cual, casi cualquier cosa que ocurra ya nos empieza a generar más estrés, aunque en otro momento no lo hubiera hecho.

Parte del trabajo principal que debemos realizar es ser sinceros con nosotros mismos y valorar si estamos haciendo un buen trabajo o no con el estrés que nos produce la vida diaria. Muchas veces nos engañamos con la cantidad de estrés que genera nuestra vida y no le damos la importancia debida, el primer paso será reconocer que la cantidad de estrés que tengo ni es sana ni me ayuda.

Claves para superarlo

C

uidarse

Esto abarca tanto la salud mental como física; desde comer bien o tener espacios para nosotros, hasta hacer ejercicio o descansar debidamente. Muchas veces por el ritmo de vida que llevamos comenzamos a descuidar estos hábitos tan importantes y comienzan los pequeños “estreses” que comienzan a pasarnos factura.

P

arar

Tiene relación directa con la anterior clave descrita. No podemos pretender que el estrés no nos afecte cuando no tenemos ni un minuto de descanso. Todos sabemos que la vida está llena de obligaciones y responsabilidades a las que  atender, pero debemos recordar que nosotros mismos somos una de esas responsabilidades. Saber parar de vez en cuando es imprescindible para una vida saludable.

I

mportancia

Por último, una reflexión personal que se ha de realizar. ¿Le estoy dando la importancia a las cosas que de verdad la tienen? Muchas veces el estrés viene por cuestiones que si pudiésemos ver las cosas con más perspectivas o tranquilidad nos diríamos claramente que no lo vale el estrés que me produce, si es así, debemos hacer el esfuerzo de identificarlas y saber darles la importancia que se merecen.

Ahora me siento mal, pero luego se me pasa...

E

sto es una de las cosas más comunes con las que nos encontramos los psicólogos. Muchas veces las personas no llegan a realizar ninguna acción porque luego se acuerdan de otra vez en que les pasó lo mismo y termino pasando sin hacer nada, con lo que, ¿por qué no va a pasar lo mismo esta vez?

Lo descrito anteriormente es completamente cierto, muchas veces (que no siempre, cuidado) si uno espera, termina desapareciendo, entonces ¿Cuál es el problema? Pues el problema es que estás admitiendo que tienes épocas con mucha carga de estrés y que cuando llega una de esas épocas no eres capaz de gestionarlo y eliminarlo de tu vida. Además, tal nivel de estrés no es sano, lógico ni natural, con lo que, ¿por qué no trabajar en ello y eliminarlo del todo de mi vida y que no vuelva nunca?

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas intentando introducir cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo o no hemos sabido cómo hacerlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no nos va a juzgar, si no que va a ayudarnos con herramientas y estrategias para superar esta crisis e incluso salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte:

ESTRÉS

No sé qué tengo, pero algo tengo

P

arece que mi vida está llena de tensión y no lo entiendo. Tengo una vida bastante parecida a la de mis amistades, completamente normal, pero parece que siempre estoy a punto de saltar, es cierto que hay cosas que no las llevo del todo bien, pero nada exagerado, y aún así noto que todos los días termino más cansado de lo que sería normal y espero la llegada del fin de semana con ansia, y luego cuando pasa casi ni lo he disfrutado. El trabajo, la familia, las amistades, etc. todo en definitiva; como me pille un día malo se vuelve imposible para mi ¿Por qué vivo estresado si no tengo nada gordo que justifique este estado?

Todas las personas tienen o han tenido alguna vez en su vida algo de estrés, es importante saber identificarlo e intentar eliminarlo de mi vida, pero ¿Qué ocurre cuando el estrés no tiene un origen específico que justifique su presencia? Si ocurre esto es importante que nos demos cuenta de que no es “normal” sentirse así con asiduidad y que deberíamos comprometernos con nosotros mismos para reducir estos niveles de estrés, ya sea por nosotros mismos o con ayuda de un profesional.

banner-movil-estres-1

¿Por qué estoy así si otras veces he tenido más cosas en mi vida...?

C

asi con toda seguridad el estrés no llegó a tu vida de repente, seguramente recuerdes como hubo algunas cosas que te fueron produciendo poco a poco el estrés. Al principio fueron pequeñas cosas, como la familia; mayor demanda por parte de la pareja o los niños, el trabajo; un nuevo proyecto más complicado, o mayor carga puntual, etc. no les diste importancia porque en verdad no la tiene, pero el problema es que estar un poco saturado de forma continuada puede llevar al punto en el que te hayas.

Si te ha pasado esto, no te preocupes, no es algo grave, pero seguro que lo que no puedes pretender es esperar a que todo pase sin hacer nada. Cuando el estrés se acumula se debe  hacer algo con ello, cierto es que en pequeña cantidad, desaparece por si solo, pero si es mucho o está demasiado continuado, deberías empezar a plantearte como trabajar en ello, bien sea solo o de la mano de un profesional que te pueda dar pautas y orientarte.

banner-movil-estres-2

Recuerdo que aquello si que me produjo ansiedad

L

o peor que suele tener el estrés es que se acumula, es decir, de manera general lo que ocurre es que hay un foco principal que nos genera estrés, si no lo atajamos, termina produciendo la activación del “modo estrés”; momento en el cual, casi cualquier cosa que ocurra ya nos empieza a generar más estrés, aunque en otro momento no lo hubiera hecho.

Parte del trabajo principal que debemos realizar es ser sinceros con nosotros mismos y valorar si estamos haciendo un buen trabajo o no con el estrés que nos produce la vida diaria. Muchas veces nos engañamos con la cantidad de estrés que genera nuestra vida y no le damos la importancia debida, el primer paso será reconocer que la cantidad de estrés que tengo ni es sana ni me ayuda.

banner-movil-estres-3

Claves para superarlo

C

uidarse

Esto abarca tanto la salud mental como física; desde comer bien o tener espacios para nosotros, hasta hacer ejercicio o descansar debidamente. Muchas veces por el ritmo de vida que llevamos comenzamos a descuidar estos hábitos tan importantes y comienzan los pequeños “estreses” que comienzan a pasarnos factura.

P

arar

Tiene relación directa con la anterior clave descrita. No podemos pretender que el estrés no nos afecte cuando no tenemos ni un minuto de descanso. Todos sabemos que la vida está llena de obligaciones y responsabilidades a las que  atender, pero debemos recordar que nosotros mismos somos una de esas responsabilidades. Saber parar de vez en cuando es imprescindible para una vida saludable.

I

mportancia

Por último, una reflexión personal que se ha de realizar. ¿Le estoy dando la importancia a las cosas que de verdad la tienen? Muchas veces el estrés viene por cuestiones que si pudiésemos ver las cosas con más perspectivas o tranquilidad nos diríamos claramente que no lo vale el estrés que me produce, si es así, debemos hacer el esfuerzo de identificarlas y saber darles la importancia que se merecen.

banner-movil-estres-4

Ahora me siento mal, pero luego se me pasa...

E

sto es una de las cosas más comunes con las que nos encontramos los psicólogos. Muchas veces las personas no llegan a realizar ninguna acción porque luego se acuerdan de otra vez en que les pasó lo mismo y termino pasando sin hacer nada, con lo que, ¿por qué no va a pasar lo mismo esta vez?

Lo descrito anteriormente es completamente cierto, muchas veces (que no siempre, cuidado) si uno espera, termina desapareciendo, entonces ¿Cuál es el problema? Pues el problema es que estás admitiendo que tienes épocas con mucha carga de estrés y que cuando llega una de esas épocas no eres capaz de gestionarlo y eliminarlo de tu vida. Además, tal nivel de estrés no es sano, lógico ni natural, con lo que, ¿por qué no trabajar en ello y eliminarlo del todo de mi vida y que no vuelva nunca?

banner-movil-estres-5

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas intentando introducir cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo o no hemos sabido cómo hacerlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no nos va a juzgar, si no que va a ayudarnos con herramientas y estrategias para superar esta crisis e incluso salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte: