Depresión

DEPRESIÓN

depresion_2000X3000

Cuando una mala racha se convierte en mi vida diaria

S

i algo nos enseñó la película de Pixar Inside Out (del revés se llamó en España), es que la tristeza es una de las emociones principales que no sólo existe, si no que a veces debe llegar a guiarnos. No es sano ni lógico que ante eventos tremendamente negativos no nos sintamos tristes y con bajo estado de ánimo. El problema viene cuando esta emoción no aparece simplemente, si no que nos gobierna e instala en nuestra vida, haciéndonos olvidar el resto y hundiéndonos en la miseria, o aparece sin que haya ningún motivo real que podamos identificar.
A veces es normal que eventos demasiado importantes (fallecimientos, pérdidas laborales o personales, problemas, etc) nos causen una honda impresión, pero hemos de ser sinceros con nosotros mismos y darnos cuenta de si el tiempo y lo que nos ha llevado a ese estado es “lógico” y razonable; si no somos capaces por nosotros mismos de valorarlo, un profesional podría ayudarnos.

Y de repente sólo está ella

P

uede que fuera por un evento puntual e importante o simplemente porque un día llegó, pero la realidad es que ahora la siento presente a diario. Recuerdo los momentos en que no estaba triste y deprimido pero me parecen lejanos y efímeros, ahora mismo sólo vivo con la apatía y la desgana como compañeras. Pensar en hacer cosas me parece imposible y cuando consigo realizarlas me supone un triunfo amargo que no valoro por parecerme lo mínimo,

Si sientes que esa descripción te encaja a la perfección, tranquilo, no hace falta que desesperes, se puede salir de este bucle en el que pareces metido; el simple hecho de que hayas llegado aquí en busca de ayuda ya deberías valorarlo como un paso hacia tu recuperación, no tengas miedo y continua por ese camino.

Nada me apetece

C

uando uno se encuentra deprimido es normal que sienta que tiene menos ganas de hacer cosas y que las que hace les cuestan el doble; además es muy habitual el pensar que nunca vas a mejorar, es uno de los síntomas típicos de la depresión, pero para tu tranquilidad te diré que no es cierto.

Si tenemos el firme propósito de no querer estar ahí, es el comienzo para la recuperación, puede que no parezca mucho, pero no debes exigirte más de lo que ahora puedes hacer, es tiempo de dar pasos, por pequeños que sean y de que los valores en su justa medida.

Claves para superarlo

C

omienza

Sé que parece una obviedad pero es importante señalarla y que la tengas presente, es decir, deberías hacer un firme propósito contigo mismo de intentar estar bien. Esto significa tener en mente de manera permanente tu recuperación y tu bienestar. Esto quiere decir también que no vas a flaquear cuando la cosa se ponga difícil; y te aseguro que se pondrá difícil.

C

uídate

Una de las cosas más importantes y más “sencillas” de hacer. La depresión muchas veces nos lleva a dejarnos y no dar importancia a esas pequeñas cosas diarias que deberíamos hacer como: arreglarnos, cuidarnos, comer sano, etc. Son cosas que de manera natural haríamos si “estuviésemos bien”, así que tendremos que hacerlo para empezar a estarlo de verdad.

S

e positivo

Lo más difícil para el final, pero también lo más importante. Sé que mil personas te lo han dicho, pero ¿no has pensado que si tantos lo han dicho por algo será? Debes hacer este esfuerzo por intentar ver las cosas positivas que la vida tiene y te trae diariamente ya que si no, nunca podrás contemplar una posibilidad real de cambio en ti y de mejora permanente.

Si no quiero estar deprimido ¿Por qué estoy deprimido?

E

sto es algo que muchas veces se nos pasa por la cabeza y hemos luchado contra esta idea una y mil veces pero nunca hemos logrado mantenerla y actuar en consecuencia. Hemos intentado mil cosas para estar mejor que durante un tiempo nos sirvieron, pero que como una mala dieta rebote luego nos explotan en la cara y nos dejan más desilusionados y frustrados que antes, llegando a crear la falsa idea de que ya no se puede hacer nada.

Seguro que lo que has hecho estaba bien hecho; el problema es que muchas veces sin la ayuda de un profesional que nos oriente o aconseje se pierde el empuje o la determinación, además, es importante darme cuenta de que las herramientas que un profesional me puede aportar serán a título individual basadas en mis necesidades, no generalidades, que para empezar siempre están bien, pero no tienen suficiente fuerza para un cambio permanente.

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas creando pactos o acuerdos, hablando de cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no va a juzgar a la pareja, si no a ayudarla con herramientas y estrategias para superar esta crisis y salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte:

DEPRESIÓN

Cuando una mala racha se convierte en mi vida diaria

S

i algo nos enseñó la película de Pixar Inside Out (del revés se llamó en España), es que la tristeza es una de las emociones principales que no sólo existe, si no que a veces debe llegar a guiarnos. No es sano ni lógico que ante eventos tremendamente negativos no nos sintamos tristes y con bajo estado de ánimo. El problema viene cuando esta emoción no aparece simplemente, si no que nos gobierna e instala en nuestra vida, haciéndonos olvidar el resto y hundiéndonos en la miseria, o aparece sin que haya ningún motivo real que podamos identificar.
A veces es normal que eventos demasiado importantes (fallecimientos, pérdidas laborales o personales, problemas, etc) nos causen una honda impresión, pero hemos de ser sinceros con nosotros mismos y darnos cuenta de si el tiempo y lo que nos ha llevado a ese estado es “lógico” y razonable; si no somos capaces por nosotros mismos de valorarlo, un profesional podría ayudarnos.

banner-movil-depresion-1

Y de repente sólo está ella

P

uede que fuera por un evento puntual e importante o simplemente porque un día llegó, pero la realidad es que ahora la siento presente a diario. Recuerdo los momentos en que no estaba triste y deprimido pero me parecen lejanos y efímeros, ahora mismo sólo vivo con la apatía y la desgana como compañeras. Pensar en hacer cosas me parece imposible y cuando consigo realizarlas me supone un triunfo amargo que no valoro por parecerme lo mínimo,

Si sientes que esa descripción te encaja a la perfección, tranquilo, no hace falta que desesperes, se puede salir de este bucle en el que pareces metido; el simple hecho de que hayas llegado aquí en busca de ayuda ya deberías valorarlo como un paso hacia tu recuperación, no tengas miedo y continua por ese camino.

banner-movil-depresion-2

Nada me apetece

C

uando uno se encuentra deprimido es normal que sienta que tiene menos ganas de hacer cosas y que las que hace les cuestan el doble; además es muy habitual el pensar que nunca vas a mejorar, es uno de los síntomas típicos de la depresión, pero para tu tranquilidad te diré que no es cierto.

Si tenemos el firme propósito de no querer estar ahí, es el comienzo para la recuperación, puede que no parezca mucho, pero no debes exigirte más de lo que ahora puedes hacer, es tiempo de dar pasos, por pequeños que sean y de que los valores en su justa medida.

banner-movil-depresion-3

Claves para superarlo

C

omienza

Sé que parece una obviedad pero es importante señalarla y que la tengas presente, es decir, deberías hacer un firme propósito contigo mismo de intentar estar bien. Esto significa tener en mente de manera permanente tu recuperación y tu bienestar. Esto quiere decir también que no vas a flaquear cuando la cosa se ponga difícil; y te aseguro que se pondrá difícil.

C

uídate

Una de las cosas más importantes y más “sencillas” de hacer. La depresión muchas veces nos lleva a dejarnos y no dar importancia a esas pequeñas cosas diarias que deberíamos hacer como: arreglarnos, cuidarnos, comer sano, etc. Son cosas que de manera natural haríamos si “estuviésemos bien”, así que tendremos que hacerlo para empezar a estarlo de verdad.

S

e positivo

Lo más difícil para el final, pero también lo más importante. Sé que mil personas te lo han dicho, pero ¿no has pensado que si tantos lo han dicho por algo será? Debes hacer este esfuerzo por intentar ver las cosas positivas que la vida tiene y te trae diariamente ya que si no, nunca podrás contemplar una posibilidad real de cambio en ti y de mejora permanente.

banner-movil-depresion-4

Si no quiero estar deprimido ¿Por qué estoy deprimido?

E

sto es algo que muchas veces se nos pasa por la cabeza y hemos luchado contra esta idea una y mil veces pero nunca hemos logrado mantenerla y actuar en consecuencia. Hemos intentado mil cosas para estar mejor que durante un tiempo nos sirvieron, pero que como una mala dieta rebote luego nos explotan en la cara y nos dejan más desilusionados y frustrados que antes, llegando a crear la falsa idea de que ya no se puede hacer nada.

Seguro que lo que has hecho estaba bien hecho; el problema es que muchas veces sin la ayuda de un profesional que nos oriente o aconseje se pierde el empuje o la determinación, además, es importante darme cuenta de que las herramientas que un profesional me puede aportar serán a título individual basadas en mis necesidades, no generalidades, que para empezar siempre están bien, pero no tienen suficiente fuerza para un cambio permanente.

Tranquilos, tiene solución

N

osotros creemos que no todo el mundo necesita ir al psicólogo; una persona puede ser capaz de solucionar los problemas que la vida le presenta, pero también es importante ser sincero con nosotros mismos y comprender que si hemos intentado solucionar las cosas creando pactos o acuerdos, hablando de cambios e intentando llevarlos a cabo, pero aún así no hemos podido lograrlo, tal vez sea el momento de pedir ayuda externa.

Entendemos que para algunas personas acudir al psicólogo es un evento novedoso y que puede generar cierta incertidumbre, pero es importante comprender que el psicólogo no es si no una persona objetiva que no va a juzgar a la pareja, si no a ayudarla con herramientas y estrategias para superar esta crisis y salir fortalecido de ella.

Por último, si estás aquí es porque crees que hay esperanza y nosotros estamos dispuestos a trabajar para que así sea. Déjanos ayudarte.

Dejanos ayudarte: